Sábado 9 de Mayo de 2015

Profundidad de navegación: Principal / Enlaces del MAPDER / Region Occidente

El delegado en Jalisco argumenta que el saneamiento es lento

Sequía, solución para el río Santiago: CNA

Sergio Blanco

Un leyenda en el puente de El Salto encima del río lanza una pregunta abierta a todos los habitantes.
Toda vez que México aún está en pañales en materia de tratamiento de aguas negras, la única solución espontánea para detener los desechos que causan la contaminación del río Santiago, es inducir una sequía en Jalisco, declaró el delegado de la Comisión Nacional del Agua, Raúl Antonio Iglesias Benítez: “No es magia, puede haber todas las recomendaciones, puede haber todas las sanciones que quieras, pero la única forma de evitar que se siga vertiendo agua residual es dejar de enviarles agua potable a todas las personas y a todas las empresas que están en el lugar”.
Lo anterior, a propósito del aniversario de la muerte del niño Miguel Ángel López, quien presuntamente murió por envenenamiento de arsénico tras caer al río Santiago, según investigadores y habitantes del municipio de El Salto.
Sin embargo, aun cuando las autoridades sanitarias aseguran que las aguas del Santiago no constituyen riesgo para los pobladores cercanos, el delegado aseguró que ya se actúa para sanearlo con la construcción de la planta en la presa de El Ahogado, la cual se concluirá en 2011.
Iglesias argumentó que es justificable el lento avance en la cultura del saneamiento, pues los afluentes comenzaron a contaminarse desde hace más de cincuenta años a causa de la falta de normatividad, que recién se gesta.
Ahora, aseguró que todas las empresas que vierten sus desechos en el río Santiago, desde El Salto hasta Ocotlán, tienen plantas de tratamiento (aunque después agregó que “la gran mayoría”), y que, según los reportes, todas las plantas funcionan, por lo que no constituyen un factor importante en la contaminación.
Incluso, aseguró que en sus monitoreos han descubierto a dos empresas detectadas por pasar los límites permitidos de materia orgánica en sus descargas, sobre las que se han iniciado procesos (que aún no concluyen en sanciones).
También insistió en que en el Santiago los niveles de arsénico y de metales no exceden los límites de la normatividad, por lo que, según él, bastará con la planta de El Ahogado para reducir la contaminación por carga orgánica —la única que hay según el funcionario— entre 90 y 95 por ciento.
Fecha: 14/02/2010
Fuente: El Manantial Noticias